Urge el rescate del entorno del Palacio Nacional

0
89

El enorno del Palacio Nacional, que en alguna ocasión fue un atractivo turístico, está abandonado con calles, aceras y contenes rotos y sucios, basura, caos en el tránsito; cables en el asfalto y otros que cuelgan y dificultan el paso de los transeúntes.

La zona requiere ser intervenida para rescatarla y devolver el esplendor perdido con el paso de los años a causa del descuido de las autoridades, que a veces hacen promesas en ese sentido, pero que nunca cumplen.

La situación se verifica en la calle Moisés García, donde está la entrada principal a la sede Presidencial, y lo mismo sucede en las vías que circundan la casa de Gobierno, como la Doctor Delgado, México, Pedro Henríquez Ureña, Rodríguez Objío, Galván y la Rosa Duarte.

Muchas de esas calles tienen iluminación deficiente y lo mismo ocurre en otras muy cercanas al Palacio Nacional, algunas de las cuales están prácticamente a oscuras.
Las aceras, que deberían estar acondicionadas para el uso de los peatones, están en su mayoría rotas y deterioradas, lo que hace imposible ejercitarse a cualquier hora. Además de que muchas de ellas son usadas por los residentes del lugar como estacionamientos.

La situación se verifica en casi todas las vías que se interconectan para pasar por el frente, los laterales o la parte trasera de la Presidencia, como lo son: Las calles Moisés García, la Doctor Delgado, México, Pedro Henríquez Ureña, Rodríguez Objío, Galván, Rosa Duarte.

En los últimos tiempos, muchas de las aceras y contenes de algunas de las calles de todo el entorno de la majestuosa edificación han sido restaurados, pero otras continúan en franco deterioro.

Es bueno señalar que las pequeñas jardineras entre el contén y la acera no han sido tomadas en cuenta en las áreas intervenidas.

Llama la atención, además, que siendo Gascue uno de los sectores más emblemáticos y tradicionales de Santo Domingo, aparte de estar el Palacio Nacional, la obra arquitectónica más importante del país por lo que representa, se haya llenado de una gran variedad de oficinas públicas y negocios sin ningún tipo de control ni regulación.

Posiblemente el problema más latente lo representa la falta de estacionamientos de los edificios del entorno, lo que da lugar a que en todo Gascue, y muy cerca de la casa de Gobierno, se vean vehículos estacionados sobre las aceras, en vía contraria y en los frentes de residencias, dificultando el libre tránsito en la zona.

Concentración
La explicación es sencilla, son más de 30 oficinas públicas que concentran grandes cantidades de empleados, como el Banco Central, el Ministerio de Hacienda, La Dirección de Impuestos Internos, el Instituto Dominicano de Aviación Civil (Idac), el Cuerpo de Ayudantes Militares y el edificio de Oficinas Gubernamentales, entre otras, colocadas en edificaciones no aptas para esos fines.

También colmados, bancas, puestos de venta de comida, fruteros, entre otros instalados en todo el entorno. Tampoco es extraño ver vendedores ambulantes y deliveris pasearse todo el día en toda la zona.

Atajos
Decenas de minibuses de transporte de pasajeros, que cubren las rutas hacia el Centro de los Héroes (Feria), kilometro 12 y Haina, en horas de congestionamiento, casi siempre en la tarde, se han dado la tarea de dejar las avenidas principales (Doctor Delgado y Bolívar) para tomar calles secundarias como atajos, creando un verdadero caos, por ser más estrechas y, de por sí, llenas de vehículos, algunos estacionados en ambos sentidos de las vías.

Por años, en la calle Rosa Duarte a esquina Manuel Rodríguez Objío, hay un registro de alcantarilla que está roto y un rollo de alambres del tendido eléctrico y de televisión por cable que cuelgan y casi a caer al suelo, sin que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) ni del Ayuntamiento del Distrito Nacional se den por enteradas.

Calles a oscuras
Muchas calles y avenidas del entorno de la casa de Gobierno están bien iluminadas, sin embargo, a otras les falta la sustitución de las bombillas quemadas. Dos de las calles más importante del sector, como la Pedro A. Lluberes y Manuel Rodríguez Objío, tienen una iluminación deficiente, que en complicidad con los árboles sin podar convierten la zona en una densa oscuridad.

Aunque la actual alcaldía de la capital ha elaborado un plan para la iluminación de parte del Distrito Nacional, ya muchas zonas lucen a oscura, debido a que algunas de las luminarias han cumplido el ciclo de vida útil o las que se dañan o queman no son sustituidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here